viernes, 24 de octubre de 2014

La mejor tortilla de patata



Vía Pinterest

Siempre piensas que la mejor tortilla de patata es la de tu madre. Como mucho la de tu abuela. Si no tienes suerte de contar en la familia con grandes cocineras, pensarás que es la de este o aquel bar. Peeeeeero, estamos todos engañados. La mejor tortilla de patata se esconde en Vitoria, concretamente en Sagartoki.


Y este secreto a voces que os voy a contar, para mi ha sido más bien un descubrimiento. Ya que aunque tengo un marido medio foodie que investiga dónde ir a comer allá por donde vamos, en Sagartoki acabamos por azar, por un “entramos aquí mismo”, que se convirtió en una sucesión de “ponme otro pintxo de tortilla” que más nos hubiera valido decir desde el principio “ponme un par te tortillas de patata” si hubiésemos sabido desde el principio que estábamos entrando al Templo de la Tortilla de Senén.


Y es que Senén (al que vimos salir un par de veces de la cocina), hace la mejor tortilla de patatas de España, oficialmente, por concurso, por goleada, porque no podía ser de otra manera.


El caso es que pasábamos un día en Vitoria, visita express. Vitoria en fiestas, todo hasta arriba de gente, comparsas, pegatinas que van y vienen, trajes típicos y buen ambiente por todas partes. Después de un día intenso, con viaje en coche de 3 horas (con niños), paseo, comida a deshora, más paseos y tarde de parque, a las 7 de la tarde estábamos poco hambrientos, pero muy cansados. Era el momento de dar de cenar a los cachorros y volver al hotel a descansar.


Y de camino al hotel, puerta de Sagartoki y allá que vamos. Además de dos pintxos de tortilla, pedimos alguna cosa más de la barra (todo muy rico, pero el recuerdo de la tortilla ha eclipsado el recuerdo de todo lo demás que comimos). Nuestro pintxo voló, pero el de los niños, ni te cuento. Asi que fuimos pidiendo otro y otro más. Y eso que entramos allí sin hambre.

Es una tortilla jugosa, exquisita, con un sabor a tortilla de patata de verdad. Como un sabor auténtico, lo que siempre habías pensado que era una tortilla de patata, la tortilla primigenia, la tortilla madre de la que deberían aprender el resto de tortillas de patatas del mundo.

Nosotros picamos en la barra, pero tienen un salón bastante chulo. Si pasáis por Vitoria, no dudéis, tenéis que ir. Es de esos sitios que es una pena no tener al lado de casa, para cuando te llega un antojo, o un bajón de esos que sólo se arregla comiendo algo bueno de verdad.

viernes, 17 de octubre de 2014

Aprendizajes


No soy más que nadie. Pero tampoco soy menos. Si alguien percibe alguna de las dos cosas, esa es su aventura.


Se puede vivir pensando tan sólo en hoy. Cuesta esfuerzo y hay que querer. Pero acaba resultando sencillo y la forma de vivir más productiva.


He abandonado los pensamientos tristes, los de las peores posibilidades y los pronósticos aterradores. Pensar en cosas tristes es el invento más improductivo de nuestra mente. Aquí no hay peros, todo son ventajas.


Perder un globo a los 3 años es un recuerdo que permanece. Perder un globo a los 4 años es como perder al amor de tu vida con 20. Pero que te pasen las dos cosas, es desolador.


No se me dan bien los postres, pero, anyway, yo sigo intentándolo.


Estoy en calma chicha. A veces es aburrido, pero me siento genial.


Sigo sin saber abandonar lecturas a medias. Pero libero lecturas acabadas en mi vecindario y me llena de gozo ver cómo vuelan raudas a otros hogares para volver a ser vividas.


Realmente los lunes son grandes dias, están cargados de grandes propósitos e ilusiones. Pero allá aquellos locos que sigan renegando de un sólo día de sus vidas.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...