sábado, 27 de febrero de 2016

Primeras lecturas del reto lector



Ya sabéis que de vez en cuando me descuelgo con algún que otro “Viernes literario”. Hoy toca hablar de los libros que llevo leídos por el momento este año, y que además, han conseguido encajar en alguna categoría del reto lector.


Estoy asombrada del efecto positivo del reto sobre mis lecturas. No hay nada como “ponerse a ello” para coger ritmo y volver a disfrutar como hace años del ratito de leer. Y aseguro que no lo hago por puro pique.

Durante estos dos meses han caído 4 libros.


 El corazón helado, de Almudena Grandes. Se lo pedí a los Reyes Magos el año pasado y el pobre estuvo esperando unos 10 meses en la estantería hasta que me decidí a leerlo. Desde mi punto de vista, es un “novelón” en toda regla: por la historia que cuenta, por cómo la cuenta y también por su tamaño. Además, y según he leído después, lo es también por el trabajo que supuso para Almudena Grandes. Se trata de la historia de dos familias, desde la época republicana hasta la actual. Narra todas las vicisitudes vividas por ambas y que son proporcionalmente inversas: mientras una goza de buena vida durante la república, llega a pasar los peores años durante y tras la guerra, mientras que el patriarca de la otra familia aprovecha todas las oportunidades en tiempos de guerra para forjar un nuevo y mejor destino. 


El corazón helado me ha hecho llorar y una vez más, ver con asombro que no han pasado ni cien años desde que en nuestro país se vivieron actos de barbarie que son imposibles de entender.

Con El corazón helado cubro la categoría del reto lector un libro de más de 500 páginas. A pesar de que lo comencé el año pasado, no miento al deciros que he leído la mayor parte del libro este año. Por lo que las 500 páginas han sido superadas.


También esto pasará, de Milena Busquets. Adquisición de la última Feria del Libro de Madrid. Un cúmulo de coincidencias trajo este libro a mis manos. Se trata de la segunda novela de la autora. Tenía muchas ganas de leerla, pero para ser sincera, es un libro que ha dejado poco poso en mí. Reconozco que está muy bien contado y ambientado, que tiene grandes frases y reflexiones. Pero no he conseguido empatizar con la protagonista ni con sus historias de amor. El libro habitualmente se presenta en los medios como una carta de amor a una madre, pero yo tan sólo he conseguido percibir un punto de frustración por un amor que parece que la hija nunca sintió. O no era el tipo de amor de madre que ella quería. Aún así, la hija sí que se muestra muy agradecida por el tipo de educación y trato recibido por su madre, por todos los momentos y viajes vividos junto a ella, lo que en el fondo me hace pensar que la madre quería a la hija, pero de una forma distinta a lo que se suele pensar que es el amor de una madre.


Con También esto pasará cubro la categoría del reto lector un libro de un autor del que no hayas leído nada antes.




Una noche en la Luna, de Cath Cowley. Este libro llegó a mis manos como premio de la Editorial Molino tras participar en su concurso de reseñas. Se trata de una novela juvenil que narra la última noche de instituto de 3 amigas que entremezclan su noche con un grupo de 3 chicos igualmente amigos. Amor platónico, sentimientos de enamoramiento y algo de arte y poesía. Una historia muy light, apta para adolescentes en ciernes: no hay alcohol, no hay drogas, no hay sexo. 
Con Una noche en la luna cubro la categoría del reto lector un libro ambientado en el instituto.


La magia del orden, de Marie Kondo. Tenía muchas ganas de leer este libro, pero me siento algo defraudada. Si bien he aprendido 2 o 3 trucos que están revolucionando mi armario y mi forma de organizar mis cosas, desde mi punto de vista, el asunto no da para un libro. Se puede resumir el procedimiento en un par de folios… llamadme minimalista, quizá sea una de las transformaciones sufridas por leer el libro. Ja.

Curioso de leer si tienes una tarde tonta en la que no haces nada más que estar en el sofá… pero no le dediques mucho más tiempo.

¿Cómo lo lleváis vosotros? ¿Os habéis sumado a algún reto lector este año?

martes, 23 de febrero de 2016

Diy con niños: decorando sus tazas de desayuno



A los niños les encanta crear cosas con las manos, ayudarnos y sentirse útiles. Si además crean cosas que sirven para un propósito o cosas que ellos mismos van a utilizar, os garantizo una tarde entretenida y una experiencia muy gratificante para ellos.



Es la segunda vez que hacemos esta actividad y la hemos repetido por deseo expreso (e insistente) del peque, que quería compartir con sus primos la diversión que había experimentado anteriormente con sus amigos. Dicen que no hay dos sin tres, así que antes o después estoy segura de que volveremos a la carga con los rotuladores.



Para la actividad se necesita
 

Vajilla de porcelana, en este caso, unas tazas. Es muy fácil de encontrar en tiendas de cosas para la casa o en Ikea. Lógicamente, también podemos recurrir a cualquier taza blanca lisa que tengamos por casa y que sea de porcelana.


Rotuladores especiales para pintar sobre porcelana. Hemos probado con dos marcas distintas (este gusto mío por decorar vajillas viene de largo), así que os recomiendo los que mejor resultado me han dado, que son estos de la marca Rayher. Anteriormente había utilizado los de la marca Posca, pero aún siguiendo las instrucciones, la tinta se acababan borrando de las tazas tras varios lavados, incluso sin usar el lavavajillas. Los Posca los hemos dejado para pintar sobre tela y otros materiales más habituales, porque en general, dan muy buen resultado.


Horno. El horno de casa.

Materiales para pintar tazas




Cómo se hace


Lo primero de todo es lavar muy bien las tazas y dejarlas secar. Para asegurarnos de que están limpias de polvo y grasa, yo prefiero pasarles un algodón o trapito impregnado en alcohol. De esta manera, nos aseguraremos de que la tinta vaya directamente sobre la taza y se adhiera bien.


Los rotuladores tienen que estar listos para usar. Con esta marca, y si no hemos usado los rotuladores en un tiempo, es aconsejable agitarlos durante un par de minutos y después presionar la punta sobre un folio para que empiece a descargar la tinta.


Ya podemos empezar. Cada niño decorará su taza según su gusto. En esta ocasión dibujaron campos de fútbol, el sol, los planetas, nosotros, corazones y ¡cocos!... nos va lo tropical.


Si nos equivocamos en algún trazo, o si queremos borrar alguna parte o incluso la taza entera, podemos hacerlo con el trapito y el alcohol, para después volver a empezar.



Una vez los niños tienen claro que así es como quieren que sea su taza de desayuno, las dejaremos secar por 4 horas. Pasado ese tiempo, meteremos las piezas en el horno, en frío. Una vez cerrada la puerta, programaremos 30 minutos a 160º. Pasado ese tiempo, las dejaremos dentro hasta que el horno se enfríe completamente. A partir de ese momento, y una vez lavadas las tazas, podemos empezar a usarlas para los desayunos, las meriendas y los tazones de leche de antes de ir a dormir.

Dibujando en las tazas
 

A ellos les encanta usarlas, les traen recuerdos, les gusta mirar sus dibujos, recrearse en lo que hicieron… y ya no quieren usar otra taza que no sea la suya. Además, hemos comprobado que incluso después de pasar por el lavavajillas, los dibujos permanecen intactos a lo largo de meses y meses de uso.

Palabras en la taza

Detalle del asa

Las tazas de las niñas

Las tazas de los niños

Si os gusta esto de personalizar vuestras cosas, os animo a que paséis una tarde con vuestros niños pintando sus tazas de desayuno. Es muy divertido y engancha.




viernes, 19 de febrero de 2016

Mi casa es feng, un blog que tienes que conocer



Hace un año envié a mis amigas por San Valentín la entrada "guía fenghsual” del blog Mi casa es feng. Me pareció un tanto demoledor eso de pensar que dormimos con nuestro amor entre sábanas llenas de bolitas como si eso fuese lo normal, pero me pareció tan inspirador pensar que cuidar esos detalles tan pequeños tienen un importante valor, que por eso lo compartí con las chicas: no solemos ser conscientes de que un pequeño detalle puede animarnos y hacernos sentir mejor

Este año la entrada dedicada a San Valentín, Feliz San Valentín contigo, nos reta de nuevo inspirándonos, por lo que me he decidido a compartirlo por aquí, con todos vosotros y de paso daros a conocer este blog que me encanta y que sigo desde hace ya un año largo. Y no importa que San Valentín fuese hace casi ya una semana: nunca es un mal día o un mal momento para dedicarse un feliz San Valentín contigo, es decir, contigo misma. Hace tiempo aprendí que el buen amor empieza por una misma, que no puedes proyectar amor verdadero a la gente que te rodea si el amor por ti misma está roto o deteriorado. Y en esta entrada, la autora del blog, nos da algún que otro consejo para mejorar la forma en que nos queremos.





Pero a lo que vamos, hoy quiero recomendaros el blog Mi casa es feng. Se trata de  un blog que sigo desde hace más de un año y que como os habréis imaginado ya, aborda el tema del feng shui. Ahora mismo no recuerdo cómo lo encontré, pero no pierdo la ocasión de recomendarlo cuando se tercia. Puedes creer o no en el feng shui, pero lo que me parece innegable es que una casa ordenada y a tu propio gusto, es sinónimo de tranquilidad hogareña. Y si estamos tranquilos en casa, el resto de nuestra vida se beneficiará de ello. 

Como decía un poco más arriba, a veces menos es más, y pequeños detalles pueden conseguir un gran cambio en nuestro entorno: unas flores, una lámina, un objeto de algún color clave en un rincón concreto. El feng shui se sirve del mapa bagua para ir articulando todos esos elementos a lo largo del hogar y de esa manera, potenciar y mejorar los distintos aspectos de nuestra vida: salud, familia, amor, fama, riqueza o carrera y viajes, entre otros.

Cuanto menos, resulta curioso e interesante, por lo que te animo a visitar este blog. Estoy segura de que encontrarás pistas e ideas que harán de tu casa un lugar todavía mejor.

martes, 16 de febrero de 2016

Leemos con Boolino: La Fabulosa Perla



Este fin de semana de lluvias y viento, al menos por Madrid, hemos tenido la suerte de contar con un libro nuevo en casa, que nos ha tenido entretenidos más de un rato. Se trata de La Fabulosa Perla, escrito por Wendy Harmer e ilustrado por Mike Zarb, un volumen con 3 cuentos, que forma parte de la colección que la editorial Beascoa dedica a este hada de personalidad arrolladora y divertida.


Perla es un hada de ciudad, que ha elegido vivir en una concha de ostra colocada en una maravillosa fuente del Parque de la Alegría. Allí tiene todas las cosas que necesita para vivir, pero no se limita a hacer de ese lugar su casa, sino que extiende su magia y su forma de ver las cosas a todo el parque, incluidos sus habitantes. Perla es feliz haciendo que su magia sirva para hacer del parque un lugar encantador y agradable para las familias que acuden allí. Le encanta convivir con las ocas, las ranas, las arañitas, las zarigüellas y demás animales del parque. Aunque con las ratas Flaco y Malas Pulgas acaba teniendo siempre sus más y sus menos.


Los cuentos que componen este volumen son Perla y los ratones traviesos, Perla y la muñeca triste y Perla y la domadora de dragones. En cada uno de ellos se deja ver la personalidad valiente y resolutiva de Perla, que no se viene abajo por nada. 

Mis hijos han disfrutado bastante las tres historias, han prestado mucha atención tanto al argumento como como a las ilustraciones, han ido haciendo sus preguntillas y además, al final del libro hay una sorpresa: un par de páginas con pegatinas de Perla y sus aventuras. Confieso que yo me he quedado con una para animar la carcasa de mi móvil...


Mi propio punto de vista sobre el libro es bastante positivo: las historias son lo suficientemente largas para conseguir que los niños presten atención un rato sin llegar a cansarse, la intriguilla se mantiene muy bien a lo largo de las historias y las ilustraciones son muy explicativas, a la par que preciosas. Perla es una chica que me ha caído fenomenal: es un hada con iniciativa, que sabe lo que quiere, tiene buen sentido del humor y siempre está dispuesta a ayudar a los demás. Además, me han encantado las cosas que come: tés de flores, pasteles de hadas y para beber, agua de rocío. ¡Me gustaría que un día me invitase a su concha a merendar!

Te dejo aquí toda la información útil por si quieres comprar el libro.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...