domingo, 30 de abril de 2017

Llegando a fin de mes

El mes arrancó fuerte y mi nivel de estrés igualmente onfire. Gracias a la semana santa, una vez descansada y con las emociones ya digeridas, me pude recomponer, resituar y replantear los objetivos más importantes de mi vida, que pasan, una vez más, por mi familia: mi marido y mis hijos.

A estas alturas de mes, toca hacer repaso de los objetivos que me planteé a principios de Abril y he de confesar que no he cumplido ninguno. Lejos de estar yendo de mal en peor, supongo que otros intereses se han colado en el camino, ya que no me siento para nada frustrada, sino todo lo contrario.
 
 
Este mes ha habido dos frases muy presentes en mi día a día. La primera "Don't stop untill you're proud", que me ha dado bastante energía y el impulso para muchos momentos. La segunda "He decidido hacer lo que me gusta porque es bueno para la salud", que me ha dado también ganas de seguir indagando qué es lo que más me gusta hacer en esta vida para hacerlo más a menudo.

Por ello, este mes me he dejado caer varias veces por la "fidad" a curiosear tiendas, cafeterías, sitios con encanto... Tengo un mapa en Maps donde voy apuntando sitios que quiero visitar, sitios a los que quiero ir a comer, o a los que quiero ir a comprar. Una tarde libre de este mes fui decidida a darlo todo y visitar varios lugares que me pillaban de paso. La experiencia fue grata a la par que decepcionante. Grata porque me encanta conocer sitios, pasear por Madrid, ir sin prisas. Decepcionante porque me he dado cuenta de que en internet/redes sociales, no es oro todo lo que reluce y que el hecho de que muchas veces veamos un lugar por todas partes nos indica más bien que detrás de tanta "coincidencia" hay una buena campaña de publicidad en lugar de un sitio realmente genuino o interesante. 

En la parte grata os dejo varios restaurantes y otros sitios a los que ir, porque de la ingrata no tengo intención de hablaros. Que no estoy yo aquí para contraprogramar ni hablar mal de nadie. Vamos a ello. New York Burguer, que es un  viejo conocido, pero es que este mes hemos caído por allí 2 veces. Si te apetece una buena hamburguesa y no quieres jugártela, es tu sitio. Yo me he atrevido también con sus sandwiches y ha sido todo un acierto. Para comprar pan sano, rico y natural elaborado con masa madre, El horno de Babette, del que me habría llevado uno de cada... ¡qué bien saben las cosas bien hechas! Docamar si queréis probar unas patatas bravas míticas. Tengo además un bonus track lejos de la fidad, Entrevinos y pigmentos, en La Alberca (Salamanca). Lugar que me recibió con la frase de Voltaire que comentaba más arriba y que nos sorprendió con platos trampantojos muy divertidos y otros con sabores muy interesantes y deliciosos. Y termino el mes gastronómico y mis recomendaciones culinarias con el brunch del Hotel Intercontinental, al que hoy mi amorcito me ha llevado de sorpresa y que he disfrutado como una niña.

En Semana Santa nos fuimos a Cáceres, y descubrimos algunos de los paisajes naturales más bonitos que hemos visto. Cáceres es una provincia que siempre me ha sorprendido: naturaleza, historia, cultura, gastronomía... bonitos pueblos, bonitos paisajes. Además también nos dio tiempo a descansar, leer y conversar. El placer de las pequeñas cosas es innegable.

En cuanto a libros, he estado bastante enganchada a Retox, un libro de una tía muy maja que lejos de decirte "viste de blanco, medita a diario y come vegetariano" para alcanzar el nirvana, te dice que vivas tu vida tratando de seguir ciertos patrones sanos que te hagan sentir que has tenido tu retox diario: sudar, disfrutar y nutrirse. Y luego me he pasado a la novela y me queda muy poquito de un libro que me está gustando mucho. Este mes me ha gustado mucho todo lo que he leído y en los próximos días os dejaré mis opiniones por aquí.

En el apartado películas poco tengo que contar. La española 100 metros, que cuenta la historia de superación de Ramón Arroyo tras ser diagnosticado de esclerosis múltiple. Y Vaiana, que me ha enamorado. Muchas pelis infantiles me dan una pereza tremenda. Pero luego, como en el caso de Vaiana, me sorprenden, me emocionan, me hacen soltar una lagrimita... Película 100% recomendable para no olvidarnos de que todos tenemos una misión en la vida, que debemos seguir nuestro instinto. En definitiva, que todos tenemos algo valioso que nos hace únicos y que por tanto, no debemos perder de vista nunca nuestra esencia. Lo que cierra el ciclo de este post y me devuelve a la frase de Voltaire. 

No me resisto a tanta coincidencia, así que, insisto: haced lo que os gusta y sed felices.

viernes, 7 de abril de 2017

Así nos levantamos por las mañanas



Llevo todo el día trabajando. Tareas diversas: oficina, casa, salidas de coles, meriendas, blablabla… y de repente, en uno de esos momentos de quedarse obnubilada, recuerdo la cara de ilusión de mi hija al levantarse esta mañana. 


Me he dado cuenta de que es su cara de todas las mañanas, cuando abre los ojillos… a las 7.30 de la mañana, ¡mi hija ya está contenta! Esta mañana, en particular, además de contenta he visto que era feliz. Me ha mirado y ha sonreído, como diciendo: "ey, sigo aquí, qué guay, no era un sueño. De verdad esta es mi madre y me mola. Y tengo todo un día por delante para vivirlo y ser feliz junto a ella".

A veces pienso que lo de mi hija no es normal.

Pero si lo pienso mucho, se comporta de lo más razonable. Despertarse y sentirse ya feliz. Un nuevo día por delante, planes, diversiones, amigos, aprendizajes, sol y parque.

miércoles, 5 de abril de 2017

Galletas de avena, yogur y fresas

Estamos en temporada de fresas y es el segundo año que exprimo esta temporada todo lo que puedo. Me encantan las fresas, y desde que probé esta receta del blog Mi dulce tentación, estas galletas son un clásico de temporada.


El año pasado las hice tal cual, pero este año he decidido cambiar la harina habitual por harina de avena. Tengo previsto seguir variando ingredientes para hacerlas cada vez más saludables. Pero mientras tanto, aquí os dejo mi receta adaptada a la Thermomix.

Ingredientes:
225 gramos de harina
25 gramos de maizena
200 gramos de fresa
100 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
100 gramos de azúcar morena
1 huevo
1 yogur griego de stracciatella
Media cucharadita de levadura Royal
Canela en polvo al gusto

Elaboración:
Poner el horno a 170º para que se vaya calentando.
Con el vaso completamente seco, tamizar y mezclar los ingredientes secos (harina, levadura, maizena y canela) 10 segundos en velocidad 8-10. Reservamos
Troceamos las fresas bien lavadas y sin el rabito 5 segundos velocidad 4. Reservamos
Echamos en el vaso la mantequilla y el azúcar y batimos 1 minuto velocidad 3. Mientras se mezcla la mantequilla y el azúcar, añadir el huevo y el yogur por el bocal, sin parar la thermomix.
Añadir los ingredientes secos y mezclar 40 segundos velocidad 4
Añadir las fresas y mezclar con la espátula.
Con la masa resultante, formar bolas y hornear durante 20 minutos. Una vez fuera, pasar las galletas a una rejilla para que se enfríen y quitarlas de la vista (de la propia y la ajena) para que no desaparezca en cuestion de minutos.



La textura y el sabor de estas galletas es alucinante. Son esponjosas y refrescantes, nada empalagosas. Recién hechas son simplemente irresistibles.

 


lunes, 3 de abril de 2017

Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado, de Maya Angelou



Este libro me ha costado, pero aquí va la reseña. Cumple con la categoría 6 de mi reto lector 2017, una novela que compré el año pasado y que tenía pendiente de leer. Es de la editorial Libros del Asteroide, que no se por qué, me encanta y me llama mucho la atención. He leído varios y son novelas distintas a lo habitual, me han solido gustar. Pero con esta... no he tenido suerte. Había leído reseñas del libro y me prometía mucho, pero os aseguro que no me ha dado casi nada. 384 páginas esperando que me llegase el mensaje, la iluminación... pero nada. No he conseguido determinar del todo por qué canta el pájaro enjaulado.

Se trata de una novela, pero en realidad es biográfica. Como historia prometía: la vida de Maya, una niña negra en el Sur de EEUU, en esa época en la que los negros aún eran considerados humanos de segunda... la mujer acabó siendo muy conocida en su país, y amiga personal de grandes figuras artísticas y políticas. Maya Angelou murió hace apenas 3 años y aunque yo aún no la conocía, recuerdo que en las redes sociales vi bastante repercusión de artistas de Hollywood sobre esta muerte.
Como os decía, la novela es autobiográfica. O es una biografía novelada... no sabría decir. En cuanto a su vida, pues sinceramente, debió ser muy dura aunque parece que sacó todo el aprendizaje que pudo, ya que afortunadamente y en la vida adulta, fue una mujer que sacó adelante importantes proyectos personales, artíticos y sociales.
El libro comienza cuando es bastante pequeña, sólo 3 años, y viaja con su hermano de 4, y sin más compañía en tren, al Sur de EEUU para vivir con su abuela. Típica mujer hecha a sí misma con un pasado duro, pero muy respetada en su comunidad. Una mujer muy observadora de la religión que llega a pegar a los niños por decir algo así como "al parecer" (no recuerdo la formula exacta) porque considera que es dudar de Dios. Les da una educación formal muy buena y son niños muy eruditos y lectores. Pero nadie les da cariño. 
El libro sigue narrando su vida, que pasa por distintos capítulos: vuelta a vivir con la madre separada, episodios de violencia, violaciones, abandono... vuelta con la abuela... temporada con el padre... vuelta con la madre...
El libro acaba cuando Maya cuenta con unos 16 años y consigue un puesto de trabajo en la compañía de tranvías de San Francisco, convirtiéndose así en la primera mujer negra en conseguirlo en los EEUU.
La biografía completa consta de varios volúmenes, pero éste es el más famoso. Como no creo que siga leyendolos, fui a la wikipedia para terminar de leer qué fue de su vida. Y la verdad es que no deja indiferente. Además de ser escritora, también fue prostituta, bailarina, actriz, profesora de universidad y amiga íntima de personalidades como Oprah Winfrey o Bill Clinton.
Y os preguntaréis, ¿cómo es que no te ha gustado leer una vida tan entretenida? Pues aunque así lo sea, porque a sucesos y vida compleja no le gana nadie fácilmente, los relatos de la novela me han parecido aburridos la mayoría de las veces, planos. Los personajes, para mi gusto, quedan desdibujados, y excepto el gran amor y la gran relación que expresa hacia su hermano, y la adoración por su madre ausente la mayor parte de su infancia, el resto de personajes quedan como en un segundo plano, aunque sean personajes importantes, desdibujados y no te queda claro casi nada. Cuenta cosas de las que luego no sigue hasta su desenlace. Si a esto sumamos la tristeza que rezuman muchos momentos, pues me deja mal sabor de boca. Es muy doloroso, sobre todo siendo madre de niños pequeños, ver cómo niños de tan sólo 3 años viven sin el cariño y la compañía de sus padres.
He leído otras críticas que hablan muy bien del libro, y en general la prensa literaria también lo aplaude mucho. En su país de origen es best-seller y se estudia en los coles. Así que, mi opinión arriba expresada parece que difiere mucho de la realidad oficial. Creo que esta es una de las cosas que enriquecen a las personas a través del acto de leer: la importancia que podemos dar a nuestra subjetividad y la capacidad crítica para poder diferir de lo comúnmente aceptado.

sábado, 1 de abril de 2017

Llegando a fin de mes



Este mes, aunque podáis quejaros, no os he tenido tan abandonados como acostumbro. Me vuelve a pasar que tengo varios post en el tostadero… al final se me van a quemar y no habrá quien pueda leerlos.


Marzo me deja con un buen sabor de boca en líneas generales. He estado bastante activa, me he propuesto objetivos y los he cumplido casi todos, estoy descubriendo nuevos mundos gastronómicos… estoy ilusionada. Aunque esta última semana he estado con el SPM a tope y no me aguanto ni yo. ¡Qué bonita que soy!

Cerezos en flor

La música ha llegado a las mañanas. Si en general hago casi todo con música, me faltaba amenizar mis mañanas frente al espejo con algún bailecito. Todas las mañanas me descubro tarareando una canción, así que este mes he decidido no ponerle freno. Lo siguiente que hago es coger el móvil, buscar en youtube y poner a tope. Me ha dado, especialmente, por Zaz, Gorillazy Vampire Weekend(z) (adoro beber horchata in December).


En Marzo, y por primera vez en mi vida, tengo un entrenador personal. Porque vamos a ver, yo me cuido, hago deporte, pero la tableta, lo que se dice la tableta, no sale. Algo debo estar haciendo mal. Así que ha llegado el momento. Mi entrenador es genial, el tipo me cautivó desde el primer momento y me motiva para que no me relaje. Así que estoy dándolo todo (o eso creo): nado, ando, camino, corro en la cinta y pierdo el fuelle haciendo crunches. El pobre sólo tiene un fallo, y es que me habla en inglés y a veces… pues no le entiendo. El lado bueno es que voy haciendo oído y ya domino términos como treadmill o squats. Y el lado mejor es que una vez más, hacer deporte me despierta la mente y la creatividad. Desde aquí doy las gracias a Lady Fitness que me ayudó a decidirme por su contratación.


Me he lanzado a la repostería healthy. Además de las tortitas que os enseñé el otro día, he hecho unas-bolitas-de-almendra-cacao-y-coco-increíblemente-deliciosas-de-la-muerte… que cada vez que pienso en ellas salivo. Máaassss la nocilla casera que me marqué a los pocos días. Recién hecha es de coger el bote entero y sin compasión, pa dentro. Máaaassss galletas caseras con fresas que es temporada y hay que aprovechar, pizza casera super sana y satisfactoria... Por si esto fuera poco, la masa madre me ha llamado con fuerza y yo he contestado a su llamada. El comienzo de nuestra relación no ha sido fácil, pero ayer, cuando antes de irme al trabajo vi que aquello cobraba vida y que crecía... ¡qué emoción me entró! Espero poder contaros dentro de poco que he hecho algún pan delicioso.


Parte de mi inspiración, sobre todo en lo que a dulces se refiere, viene de mi descubrimiento del blog Happy hips,  que me ha conquistado y os recomiendo si estáis en el rollo este de cuidaros. Hay otros cuantos que también me tienen atenta, aunque aún no me han enganchado tanto como el de Sara. Si eso ya os los presentaré más adelante. Pero lo que os decía, yo me cuido más o menos, por rachas, con más ganas… no suelo comer bollos ni dulces, me suele tirar más lo salado. Pero descubrir que te puedes dar un pedazo de capricho dulce cuando el cuerpo te lo pide, y que además ese capricho te va a dar energía en lugar de robártela… eso… amigos… no tiene precio.


En el apartado películas marzo ha sido para Cafe Society, de Woody Allen, Trolls y Un monstruo viene a verme. Ésta última me encantó y creo que tengo que investigar temas muy simbólicos que salen en la peli. Me extrañó que, tratando un tema tan profundo y nada fácil, de auto conocimiento, crecimiento personal y enfrentamiento a los miedos, haya sido una peli con tanta repercusión. Le doy un 10. El 10 de los 10 pañuelos que empapé llorando… También hemos ido al teatro a ver Viejóvenes y bueno, aunque me reí a ratos bastante, el regusto que me quedó es que no hubo tanto de viejóvenes como me esperaba.


Este mes he pensado que debería  lanzarme a contaros muchas cosas más en el día a día, porque mi blog es lo last, y porque además últimamente sólo dejo asomar por aquí a mi lado más sesudo y/o profundo/tostón. Sin ser una blogger al uso, os puedo contar mis potingues favoritos, como dicen las it-girl, mis imprescindibles, (ja), porque qué diantres (ja!) una de las cosas que más pensé que iba a hacer cuando abrí mi blog y al final de las que menos he hecho, porque tengo mi lado superfluo muy reprimido. Sé que es una cosa que puede gustar mucho a mis amigas... y quizá también a mis enemigas (ñej ñej ñej).


En el apartado restaurantes, porque como véis, de cocinar en casa voy sobrada, fuimos a comer a La Torino. Todo deliciosamente espectacular. Me entra hambre cada vez que recuerdo las empanadillas argentinas. Muy recomendable, cada plato que pedimos estaba riquísimo y como ibamos bastante gente probamos casi de todo. En fin, habrá que volver. Fuimos también de nuevo a Madreat en Azca. Hacía un día de sol gustosísimo, que parece mentira con el frío que hemos pasado después. Probamos básicamente comida venezolana y nos encantó.

Marzo en 10 imágenes

Para todo esto ha dado Marzo... y creo que no ha sido poco.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...