domingo, 30 de abril de 2017

Llegando a fin de mes

El mes arrancó fuerte y mi nivel de estrés igualmente onfire. Gracias a la semana santa, una vez descansada y con las emociones ya digeridas, me pude recomponer, resituar y replantear los objetivos más importantes de mi vida, que pasan, una vez más, por mi familia: mi marido y mis hijos.

A estas alturas de mes, toca hacer repaso de los objetivos que me planteé a principios de Abril y he de confesar que no he cumplido ninguno. Lejos de estar yendo de mal en peor, supongo que otros intereses se han colado en el camino, ya que no me siento para nada frustrada, sino todo lo contrario.
 
 
Este mes ha habido dos frases muy presentes en mi día a día. La primera "Don't stop untill you're proud", que me ha dado bastante energía y el impulso para muchos momentos. La segunda "He decidido hacer lo que me gusta porque es bueno para la salud", que me ha dado también ganas de seguir indagando qué es lo que más me gusta hacer en esta vida para hacerlo más a menudo.

Por ello, este mes me he dejado caer varias veces por la "fidad" a curiosear tiendas, cafeterías, sitios con encanto... Tengo un mapa en Maps donde voy apuntando sitios que quiero visitar, sitios a los que quiero ir a comer, o a los que quiero ir a comprar. Una tarde libre de este mes fui decidida a darlo todo y visitar varios lugares que me pillaban de paso. La experiencia fue grata a la par que decepcionante. Grata porque me encanta conocer sitios, pasear por Madrid, ir sin prisas. Decepcionante porque me he dado cuenta de que en internet/redes sociales, no es oro todo lo que reluce y que el hecho de que muchas veces veamos un lugar por todas partes nos indica más bien que detrás de tanta "coincidencia" hay una buena campaña de publicidad en lugar de un sitio realmente genuino o interesante. 

En la parte grata os dejo varios restaurantes y otros sitios a los que ir, porque de la ingrata no tengo intención de hablaros. Que no estoy yo aquí para contraprogramar ni hablar mal de nadie. Vamos a ello. New York Burguer, que es un  viejo conocido, pero es que este mes hemos caído por allí 2 veces. Si te apetece una buena hamburguesa y no quieres jugártela, es tu sitio. Yo me he atrevido también con sus sandwiches y ha sido todo un acierto. Para comprar pan sano, rico y natural elaborado con masa madre, El horno de Babette, del que me habría llevado uno de cada... ¡qué bien saben las cosas bien hechas! Docamar si queréis probar unas patatas bravas míticas. Tengo además un bonus track lejos de la fidad, Entrevinos y pigmentos, en La Alberca (Salamanca). Lugar que me recibió con la frase de Voltaire que comentaba más arriba y que nos sorprendió con platos trampantojos muy divertidos y otros con sabores muy interesantes y deliciosos. Y termino el mes gastronómico y mis recomendaciones culinarias con el brunch del Hotel Intercontinental, al que hoy mi amorcito me ha llevado de sorpresa y que he disfrutado como una niña.

En Semana Santa nos fuimos a Cáceres, y descubrimos algunos de los paisajes naturales más bonitos que hemos visto. Cáceres es una provincia que siempre me ha sorprendido: naturaleza, historia, cultura, gastronomía... bonitos pueblos, bonitos paisajes. Además también nos dio tiempo a descansar, leer y conversar. El placer de las pequeñas cosas es innegable.

En cuanto a libros, he estado bastante enganchada a Retox, un libro de una tía muy maja que lejos de decirte "viste de blanco, medita a diario y come vegetariano" para alcanzar el nirvana, te dice que vivas tu vida tratando de seguir ciertos patrones sanos que te hagan sentir que has tenido tu retox diario: sudar, disfrutar y nutrirse. Y luego me he pasado a la novela y me queda muy poquito de un libro que me está gustando mucho. Este mes me ha gustado mucho todo lo que he leído y en los próximos días os dejaré mis opiniones por aquí.

En el apartado películas poco tengo que contar. La española 100 metros, que cuenta la historia de superación de Ramón Arroyo tras ser diagnosticado de esclerosis múltiple. Y Vaiana, que me ha enamorado. Muchas pelis infantiles me dan una pereza tremenda. Pero luego, como en el caso de Vaiana, me sorprenden, me emocionan, me hacen soltar una lagrimita... Película 100% recomendable para no olvidarnos de que todos tenemos una misión en la vida, que debemos seguir nuestro instinto. En definitiva, que todos tenemos algo valioso que nos hace únicos y que por tanto, no debemos perder de vista nunca nuestra esencia. Lo que cierra el ciclo de este post y me devuelve a la frase de Voltaire. 

No me resisto a tanta coincidencia, así que, insisto: haced lo que os gusta y sed felices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...